8 claves para formular objetivos

Uno de los pasos más importantes para ser felices, es sin duda la consecución de nuestros objetivos; no es necesario decir que es tarea ardua escalar hacia nuestras metas, y por eso en este artículo quiero compartir la importancia de una buena formulación de objetivos para llegar a conseguirlos.

Existe una definición que es la más extensa en el mundo del Coaching, el método SMART y añadiré algunas que por mi experiencia creo que son importantes.

Método SMART

Para una buena formulación de objetivos éstos deben ser:

Specific

Específico: un objetivo tiene que ser lo más concreto posible, si es muy general resultará muy difícil medirlo y comprometerse. Por ejemplo: “voy a ponerme en forma” es muy general, en cambio si decimos “voy a caminar una hora cada día de ocho a nueve de la noche” es un objetivo específico.

Measurable

Mesurable: para poder comprobar qué se ha conseguido. Es importante crear parámetros que midan las metas intermedias que evalúen el proceso.

Archievable

Alcanzable: un objetivo tiene que ser realizable. Si no es así el objetivo en lugar de motivar lo que hará será frustrarnos.

Realistic

Realista: parecido al anterior, pero aquí tendremos en cuenta nuestras habilidades y competencias así como también nos preguntaremos el impacto que este objetivo tendrá en nuestra vida y entorno.

Time-framed

Temporizado: implica fijar un plazo realista en el cual se quiere conseguir el objetivo. Si  se alarga mucho en el tiempo, debemos dividir el objetivo general en pequeños objetivos. Por ejemplo, si mi objetivo es sacarme una carrera, dividiré ese objetivo en pequeñas submetas: “aprobar las asignaturas del semestre”, “sacar buenas notas en los exámenes”, etc.

Aquí acabaría el método SMART de formulación de objetivos, pero yo añadiría algunas características para una buena consecución.

Describir el objetivo en positivo.

Y es que no tiene ningún sentido hacerlo en negativo: “no quiero fumar”, es tan ridículo como ir al supermercado con una lista de lo que no quieres comprar. Además, es muy importante porque en este enunciado “no quiero fumar” o “quiero dejar de fumar” tu atención se centra en fumar, y el cerebro no sabe diferenciar en si tu quieres o no quieres, él entiende: fumar. Pregúntate: ¿Qué quieres? ¿Cómo te ves?

El objetivo debe ser proactivo.

La proactividad describe que el individuo toma pleno control de su conducta, por tanto, el objetivo no puede implicar la conducta de terceras personas. Por ejemplo “que mejore el comportamiento de mi hijo hacia mi”, eso no puede ser un objetivo, porque el enunciado te deja a ti fuera, no eres activa en el objetivo, seguramente te frustres porque no funciona. Podríamos cambiar el objetivo por otros como: “voy a dedicar más tiempo a mi hijo”, “voy a intentar entender la conducta de mi hijo”,”voy a hablar más con mi hijo”, etc.

El objetivo debe ser ecológico

Tenemos que tener en cuenta las consecuencias que tendrá tu objetivo, las consecuencias en ti y en tu entorno, pregúntate: ¿Cuánto me va a costar… en tiempo, dinero? ¿Qué consecuencias va a tener mi objetivo? ¿A qué voy a tener que renunciar?

Es importante que un objetivo tenga estas características, sino difícilmente vas a poder trabajar en él para alcanzarlo, espero que este artículo os ayude a acercaros al coaching y a ser un poquito más felices cada día.

Written by

Cap comentari.

Comenta

You must be logged in to post a comment.